Estabiliza y prolonga tu sueño lúcido

Toca los objetos en tus alrededores para estabilizarte en el sueño lúcido – percibe como se sienten. (Alice Grinda fotografiada por Quadratiges)

Toca los objetos en tus alrededores para estabilizarte en el sueño lúcido – percibe como se sienten. (Alice Grinda fotografiada por Quadratiges)

¡Prolonga tu sueño lúcido estabilizándolo!
Estabilización al despertar en el sueño lúcido:

1) Queda tranquil@ y relajad@, tranquiliza tu respiración y mira alrededor – aunque sea increiblemente fantástico tener el primer sueño lúcido, concéntrate y no corras gritando “¡Caramba! ¡Mi primer sueño lúcido!”

2) Frótate las manos o sacude levemente tu cabeza – los movimientos ayudan para mantenerte en la realidad del sueño.

3) Mira tus manos – observa los detalles que normalmente no puedes ver.

4) Toca los objetos en tus alrededores – percibe como se sienten. (Eventualmente puedes hablar con las figuras en tus sueños)

5) Exige “¡Claridad ahora!” o “Estabilizar la claridad ahora” o algo parecido – exclámalo en voz alta en tu sueño y observa, cómo cambia tu alrededor o tu percepción.

6) Realiza un cálculo – una pequeña formula matemática simple como 3 + 3 activa la parte lógica de tu cerebro.

7) Salta un poco en el lugar – el movimiento estabiliza.

8) “Estas son mis manos en el sueño y porque sé que estoy soñando, puedo …”  – En la conversación contigo mismo siempre te puedes recordar y hacerte consciente que te encuentras en un sueño lúcido.

Si el sueño lúcido empieza a disolverse – estabilízalo en el sueño:
9) Gírate – y focalízate para quedar en la misma escena o para cambiarla.

10) Déjate caer para atrás – el movimiento ayuda para intensificar la conciencia en el sueño. Y concéntrate para lograr la continuación del sueño. Si no existe la posibilidad de un despertar falso.

Rutina personal para la conexión a tierra de Nick Barrett - cuando te despiertas / llegas a la lucidez:

1) Mira tu cuerpo entero, siente tu ropa, toca tu cara, frota tus manos, apoya una mano en la otra como si rezarías y camina unos pasos.

2) Interactúa con las “proyecciones” en tus alrededores, salúdalos y muéstrales tu aprecio. Di con voz alta (o piensa con voz alta): “¡Hola! ¡Gracias por poder vivir este tiempo conjuntamente!”

3) Mira el piso debajo de tus pies, toca el piso con tus dedos, siente la textura. Agradece a tu entorno por estar allí. Préstale tu aprecio y tu atención.

Newsletter

Bleibe immer auf dem Laufenden!

Du kannst Dich jederzeit wieder austragen.